¿Qué son las acciones comunes?

tiempo de emisión: 2022-04-19

Las acciones ordinarias son un tipo de valor de capital que representa la propiedad de una corporación. los tenedores de acciones ordinarias ejercen el control eligiendo una junta directiva y votando sobre asuntos corporativos.Los accionistas comunes se encuentran en la parte inferior de la escala de prioridad cuando se trata de recibir pagos en caso de liquidación.

¿Cuáles son las características de las acciones ordinarias?

Cada acción ordinaria da derecho al propietario a un voto por acción en todos los asuntos sometidos a votación de los accionistas.

Los accionistas comunes también tienen derecho a recibir dividendos, si los declara la junta directiva, y a participar en cualquier activo residual que quede después de que los acreedores y los accionistas preferenciales hayan sido pagados en su totalidad durante la liquidación.

Si bien los propietarios de acciones ordinarias suelen tener menos derechos que los que poseen acciones preferentes, disfrutan de un mayor potencial alcista ya que sus reclamos son superiores solo a los de los acreedores en términos de reembolso durante los procedimientos de liquidación.

Los accionistas preferenciales generalmente no tienen derecho a voto, pero pueden tener derecho a pagos de dividendos fijos antes de que los accionistas comunes reciban dividendos y serían los primeros en la fila para el pago si la empresa quiebra y se ve obligada a liquidar sus activos.

Al igual que con cualquier inversión, existen riesgos asociados con la propiedad de acciones ordinarias, incluido el riesgo de mercado (la posibilidad de que los precios generales de las acciones bajen), el riesgo del emisor (la posibilidad de que la empresa emisora ​​quiebre) y el riesgo del sector (si posee acciones en una sola industria, puede ser más vulnerable a las recesiones específicas del sector).

A pesar de estos riesgos, muchos inversionistas ven las participaciones de propiedad en empresas bien establecidas como inversiones relativamente seguras, ya que estas empresas tienden a tener balances sólidos y generan ganancias constantes año tras año.Por esta razón, las acciones a menudo se consideran parte de una tenencia de cartera "básica" que puede proporcionar estabilidad y un crecimiento moderado a lo largo del tiempo.

¿Qué es un título de deuda?

Un título de deuda es un tipo de inversión que otorga al tenedor el derecho a recibir pagos periódicos del emisor, generalmente a cambio de una participación en la propiedad de la empresa.Los títulos de deuda suelen ser emitidos por gobiernos, corporaciones y otras organizaciones y se pueden clasificar en dos categorías principales: títulos de renta fija (como bonos) y títulos de renta variable (como acciones).

¿Son las acciones ordinarias un título de deuda?

Sí, las acciones ordinarias son un título de deuda.El emisor de las acciones ordinarias normalmente está obligado a pagar dividendos y realizar otros pagos a los tenedores de las acciones ordinarias.Estas obligaciones se denominan pasivos de la empresa.Además, cuando una empresa se hace pública, emite acciones ordinarias que se venden a los inversores con el fin de recaudar dinero para sus operaciones.Esto crea una responsabilidad adicional para la empresa: su obligación de reembolsar a estos nuevos inversores.

¿Por qué o por qué no?

Las acciones ordinarias son un título de deuda porque representan un interés de propiedad en una empresa.Los tenedores de acciones ordinarias tienen derecho a recibir dividendos, que son los pagos que realiza la empresa a sus accionistas.Además, las acciones ordinarias se pueden vender o negociar en el mercado abierto, lo que brinda a los inversores exposición al desempeño de la empresa.

¿Cuáles son las implicaciones de que las acciones ordinarias sean un título de deuda?

Las implicaciones de que las acciones ordinarias sean un título de deuda son que el emisor está obligado a pagar la deuda con intereses, y los tenedores de las acciones ordinarias pueden tener derecho a recibir dividendos y otras distribuciones de la empresa.Además, si la empresa quiebra, sus acreedores pueden embargar o vender activos en poder de los accionistas para satisfacer sus deudas.

¿Cómo afecta esto a los accionistas y partes interesadas?

Las acciones ordinarias son un título de deuda porque representan una obligación de la empresa de pagar a los accionistas una cierta cantidad de dinero en un momento determinado.Esto afecta a los accionistas y partes interesadas de dos maneras.En primer lugar, es probable que los accionistas comunes experimenten una dilución a medida que la empresa emite más acciones comunes.En segundo lugar, si la empresa no cumple con sus obligaciones con respecto a sus acciones ordinarias, esto podría generar pérdidas para los accionistas.

¿Cuáles son los beneficios de que las acciones ordinarias sean un título de deuda?

Los beneficios de que las acciones comunes sean un título de deuda incluyen lo siguiente:

  1. Las acciones ordinarias se pueden utilizar como garantía para préstamos, lo que puede aumentar la capacidad de endeudamiento de una empresa.
  2. El precio de las acciones ordinarias puede ser más alto que el valor de otros tipos de activos, lo que puede proporcionar a los inversores un incentivo para invertir en los valores de una empresa.
  3. Si la empresa no cumple con sus obligaciones de deuda, los tenedores de acciones ordinarias pueden sufrir pérdidas proporcionales a su inversión en el valor.

¿Hay algún inconveniente en esta designación?

No hay inconvenientes reales para esta designación, pero puede que no sea la mejor opción para todos.Las acciones comunes generalmente se consideran una inversión de menor riesgo que otros tipos de valores, pero siempre existe la posibilidad de una disminución en el valor.Además, los accionistas comunes generalmente no tienen derecho a dividendos u otras distribuciones de la compañía a menos que vendan sus acciones y hasta que las vendan.

¿Cómo se compara esto con otros tipos de valores?

Las acciones ordinarias son un título de deuda porque representan una obligación de la empresa de pagar una cierta cantidad de dinero a sus accionistas en algún momento en el futuro.Otros tipos de valores también pueden representar obligaciones, pero pueden tener diferentes términos (como un bono que paga intereses todos los meses).

¿Cuáles son las implicaciones fiscales de que las acciones ordinarias sean un título de deuda?

Las implicaciones fiscales de que las acciones comunes sean un título de deuda dependen de los hechos y circunstancias específicos de cada caso individual.Generalmente, cuando las acciones ordinarias se tratan como títulos de deuda, el emisor deberá incluir los ingresos por intereses y otros gastos asociados en su renta imponible.Además, si el emisor no cumple con sus obligaciones con respecto a los títulos de deuda, los tenedores de esos títulos pueden reclamar pérdidas contra sus ingresos brutos ajustados.

¿Cómo afectaría esto a las operaciones de la empresa?

Si una empresa tiene acciones ordinarias como su única forma de capital, los dividendos pagados por la empresa se consideran pagos de deuda y deben devolverse a los accionistas.Esto podría tener un impacto negativo en la capacidad de la empresa para pagar otras deudas, ya que necesitaría desviar más recursos para pagar a sus accionistas.Además, si el precio de las acciones cae por debajo del valor de las acciones comunes en circulación, los tenedores de acciones comunes pueden experimentar pérdidas significativas.

¿Cuáles son los efectos a largo plazo de que las acciones ordinarias sean un título de deuda?

Los efectos a largo plazo de que las acciones ordinarias sean un título de deuda son que la empresa puede tener que pagar más intereses sobre su deuda y puede ser más difícil para la empresa recaudar dinero en el futuro.Además, si la empresa quiebra, los tenedores de acciones ordinarias pueden perder su inversión.